tatlin.jpg
1919-20 Monumento a la Tercera Internacional, Vladimir Tatlin. Artículo en Construcción



Localización



135508277_1acda3430e_o.jpg











Imagen del video producido por el equipo de Takehiko Nagakura (Tatlin's Tower, USA 1999, 3'12")

Aunque nunca fue construida Vladimir Tatlin quería ubicar la torre en San Petesburgo al borde del río Neva. A mediados de los '90 un equipo del MIT dirigido por el arquitecto japonés Takehiko Nagakura* se propuso emplazar el Monumento virtualmente en el contexto urbano. Aunque la torre es bien conocida entre los arquitectos la poca información disponible dificultaba su construcción virtual. Estudiando los documentos disponibles y agregando detalles constructivos el equipo pudo realizar una maqueta virtual del edificio que luego sería sobreimpuesta sobre un video del área urbana elegida. Finalmente la producción enfatiza el enorme contraste de proporciones y materiales entre la ciudad y la torre.

*Takehiko Nagakura es un arquitecto de Tokio. Es profesor en el MIT de cursos relacionados al diseño asistido por ordenador, y sus investigaciones se focalizan en la representación y computalización del espacio arquitectónico y en la comprensión formal del diseño. Lidera además el proyecto “Unbuilt Monuments” (monumentos no construídos). Link al perfil del arquitecto en el sitio del MIT


¿Qué conmemora?



En 1918 Tatlin fue designado jefe del Comisariado de la sección de Moscú de la Instrucción Pública del Patrimonio Artístico de la República (IZO-NARKOMPROS) con el encargo de llevar a cabo el "Plan de Propaganda Monumental" de 1918 de Lenin de ver a Moscú y las demás ciudades rusas equipada con esculturas y monumentos que glorificaran el pasado revolucionario con figuras del arte y la ciencia de la Revolución que reemplazaran a las del "Zar y sus servidores".

No satisfecho con las obras artisticas resultantes y disponibles, consideradas por él fuera de moda, Tatlin concibió un proyecto para un monumento a la revolución: una estructura de ingeniería de acero y vidiro, a la vez escultura y arquitectura, que sobrepasara a la Torre Eiffel de París, mayor monumento moderno de occidente de ese momento, en tamaño y dinamismo formal. Además el monumento sería un edifició que albergaría el cuartel central del Partido Comunista.


El monumento



El propio Tatlin explicó sus intenciones cuando diseñó este monumento:

"El monumento moderno debe reflejar la vida social de la ciudad; más aún, la propia ciudad debe vivir en él. Sólo el ritmo de las metrópolis, de las fábricas y de las máquinas, sólo la organización de las masa puede impulsar el nuevo arte; por eso, las obras plásticas de la revolución deben brotar del espíritu del colectivismo.

En consecuencia, el monumento-máquina tiene finalidades prácticas y está compuesto por tres enorme recintos de cristal. Estos recintos están colocados verticalmente, uno encima de otro, y rodeados de varias armaduras que armonizan entre sí. Gracias a un mecanismo especial, se mantienen siempre en movimiento, pero cada uno de ellos a distinta velocidad. El más bajo tiene la forma de un cubo y realiza al año un giro completo sobre sí mismo; servirá para las funciones legislativas y en él tendrán lugar las conferencias de la Internacional, las sesiones de los congresos y las asambleas. El recinto intermedio tiene forma piramidal y gira sobre sí mismo en un mes; en el se reunirán los órganos administrativos y ejecutivos. El recinto superior, cilíndrico, gira sobre sí mismo una vez al día; está destinado a la información y propaganda, a centro de noticias, a los periódicos, a la difusión de los manifiestos; en él se instalarán el telégrafo, la radio y un aparato para proyecciones cinematográficas... Todo el monumento reposa sobre dos ejes estrechamente relacionados entre sí. En la dirección de estos ejes se realiza un movimiento ascensional que es intersectado en cada uno de sus puntos por el movimiento de las líneas en espiral. El choque de estos dos movimientos dinámicos, de naturaleza contradictoria, debería, en rigor, expresar la destrucción; pero las espirales, al moverse hacia arriba, producen una imagen dinámica movido por un sistema de ejes intersecantes eternamente tensos. La forma quiere vencer a la materia; la fuerza de atracción busca una salida en las líneas elásticas y más ligeras, és decir, en las espirales. Lo mismo que el triángulo es la mejor expresión del Renacimiento como símbolo del equilibrio general, así la espiral es el símbolo más eficaz de los tiempos modernos..."



El dibujo de 1920 presenta un edificio que sería un tercio más alto que la Torre Eiffel, que el joven artista ruso Vladimir Tatlin había podido ver en Paris seis años atrás al borde de la Primera Guerra Mundial. Esta guerra efectivamente cerraría las fronteras rusas hasta 1921 y aislaría al arte ruso, el que se alimentaría de su propia creatividad atravesando una revolución, una guerra civil y un bloqueo.
En la primavera de 1914 Tatlin era todavía solamente un pintor, y sin duda alguna visitó la Torre Eiffel y al igual que cualquier otro turista seguramente tomó los ascensores que lo llevarían a la cima de la misma a través de su densa estructura metálica. Una más inmediata influencia en su trabajo posterior al viaje sin embargo fue la visita al estudio de Picasso, donde el pudo ver las primeras experimentaciones del artista con pequeñas estructuras en relieve. De regreso en Moscú, como uno de sus jóvenes colegas pudo recordar, él “hablaba solo de esas cosas Picassianas”, y comenzó ensamblando piezas de material de descarte en montajes de tres dimensiones. Muy pronto los recortes de periódicos y papeles de pared que conectaban los trabajos con el Cubismo y su experiencia parisina desaparecieron, comenzando así una serie de obras cuyo único título era Selección de Materiales. Como Tatlin luego escribiría en el manifiesto que él presentó junto al modelo de la torre presentada en Moscú, esos objetos artísticos abstractos le habían permitido desarrollar un nuevo lenguaje formal que solo estaba a la espera de la Revolución Rusa de 1917 para que le diera contenido. Esos trabajos habían sido “modelos de laboratorio” para artefactos que ahora cambiarían la “forma material de nuestras vidas”, mientras que la torre mostraba su potencial para “estimularnos hacia nuevas invenciones en el trabajo de constryuir un nuevo mundo”
Para los arquitectos de todo el mundo la “Torre Tatlin” se convertiría desde entonces en un ícono de modernidad. Esta ofrecía una imagen de arquitectura “High-Tech” mucho tiempo antes de que esta frase fuese inventada, y esto además desde un país que era técnicamente primitivo, comparado con el Occidente capitalista. Ciertamente en la fecha que proyecto de Tatlin era concebido el país estaba tecnicamente de rodillas después de una década de guerra y revolución. Pero también aquellos para quienes su contenido revolucionario era un anatema político habrían de ser inspirados por su dinámica general y la aspiración de transformar la tecnología en un medio estético.

Dibujos y maquetas originales


.....
0000d1aw_1.jpgrussiad08-192x.jpg
El 8 de Noviembre de 1920 en el aniversario de la revolución Tatlin exibió la primera maqueta de 5 metros de altura realizada de la torre en la Academia de Artes de Petrogrado en en su “Taller de espacio, materiales y construcción”. Un mes más tarde la maqueta sería trasladada a Moscú para el VIII Congreso Soviético en el edificio de la Unión de Comercio. Y finalmente para la Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industriales de Paris de 1925, Tatlín construiría una torre más pequeña de aproximadamente 3 metros de altura cuyos espirales se veían radicalmente distintos a los del primer modelo. Estos dos modelos originales de la torre se han perdido.



El autor y los colaboradores


torre_Tatlin0002_1.jpg













En las fotos de la izquierda aparecen Tatlin, Shapiro y Meerzon construyendo la maqueta y junto al modelo terminado.

"Los artistas Vladimir E. Tatlin, I.A. Meerzon, M.P. Vinogradov y T.M. Shapiro forman el "Colectivo Creativo". Ellos diseñaron y desarrollaron el diseño y construyeron las maquetas." Fragmento extraído y traducido de Nikolai Punin, “The Monument to the Third International” (1920)


Tatlin Vladimir Evgrafovich Nació el 16 de Diciembre de 1885 en Krakovia, Imperio Ruso (actualmente Ucrania) y muere en Moscú, URSS, el 31 de Mayo de 1953.
Pintor y escultor ruso. Aunque comenzó cultivando un estilo figurativo, sus trabajos posteriores son abstractos. Vivió en París en 1913, época en la que Tatlin se inspiró en las construcciones tridimensionales de madera, papel, y otros materiales de Picasso. Tras su regreso a Rusia empezó a experimentar en la escultura con relieves abstractos, utilizando materiales industriales como vidrio, metal, alambre y madera. Este tipo de trabajos, realizados entre 1913 y 1917, abrieron el camino a la aparición del Constructivismo.

Meerzon Iosif Alexandrovich

T.M. Shapiro

M.P. Vinogradov


Reconstrucciones del modelo de 1919


modelos.jpg


Pontus Hultén, uno de los museístas más importante del siglo XX, estubo relacionado a dos de las últimas reconstrucciones de la torre de Tatlin.
Tatlin sería junto a Malevich el principal artista en el redescubrimiento y rehabilitación de las vanguardias rusas llevada adelante por Hultén con la ayuda de Willem Sandberg, director del Stedelijk Museum de Amsterdam y Troels Andersen, historiador danés. Junto a Andersen, Hultén, en ese momento director del Museo de Arte Moderno de Estocolmo, concibió la retrospectiva de Tatlin que abrió sus puerta el verano de 1968. La retrospectiva estaba basada en la investigación que realizó Andersen principalmente a través de T.M. Shapiro, uno de los asistentes de Tatlin en la construcción del primer modelo del Monumento de la Tercera Internacional en Petrogrado 1919-1920. Hultén deseaba resucitar uno de los símbolos de la revolución artística y social Rusa: “por primera vez, parecía posible que un artista-ingeniero mterializara la síntesis entre arquitectura y escultura” Pontus Hultén, The Machine as Seen at the End of the Mechanical Age, exh. cat., The Museum of Modern Art, New York, 1968, p.108.
Dos dibujos y tres fotografías del primer modelo publicadas en 1920 con el texto “Tatlin contra el Cubismo” de Nicolai Punin, más las indicaciones provistas por T.M. Shapiro, eran originalmente el único material que fue puesto a disposición del historiador Ulf Linde y del artista Per Olof Ultveldt con el encargo de re-construir la torre de Estocolmo. Un modelo a escala 1:10 sería en principio construído. Luego, el estudio de una fotografía de la maqueta de1925, junto a una fotografía que tomaba la parte más alta de la torre en construcción desde un ángulo alto mejoró el conocimiento del sistema arquitectónico de Tatlin. Estos nuevos elementos ayudaron en la construcción de un modelo a escala completa de madera y acero, construido por los carpinteros Arne Holm y Eskil Nandorf, y el soldador Henrik Ostberg.
La satisfacción de Hultén y Andersen estaba considerablemente temperada por las dificultades que se encontraron al tener que negociar las regalías de la restrospectiva con los museos rusos. Finalmente las negociaciones terminaron en Marzo de 1968 ante una absoluta negativa del Ministro de Cultura Soviético. Privados de trabajos primitivos de Tatlin, el proyecto se enfocó exclusivamente en la reconstrucción: el Modelo del Monumento a la Tercera Internacional, tres contra-relieves de Portsmouth College of Art realizadas por el artista Mertyn Chalk, la máquina voladora Letatlin 1930-31, las vestimentas para el show Zanguézi de 1923 y un modelo de silla diseñado en 1927 por Tatlin y su estudiante Rogogine (de la Universidad de Newcastle-upon-Tyne)
Once años más tarde, en la exposición Paris-Moscú en el Centro Pompidou, Pontus Hultén daría un paso decisivo corrigiendo la “Torre de Estocolmo”. Ésta había sido enviada a Paris para ser usada como prototipo para una nueva reconstrucción. Quizás habían sido tenidas en cuenta las críticas que el historiador Anatoly Strigalev (quien dirigía la reconstrucción de la maqueta en Londres en 1971) había expresado en lo concerniente a la maqueta de Estocolmo, la cuál consideraba muy simplificada y quebradiza, y distorsionada en sus proporciones y en la ubicación de las espirales.
En todo caso es cierto que el material recolectado en Moscú por el equipo de la expo París-Moscú, y en particular una serie de diagramas realizados por Shapiro durante la reconstrucción que él haría del monumento en 1975 (Museo de Arquitectura Chtchoussev) fueron utilizados para la versión construida en París por el Longépé Joiner Studio en Enero de 1979 en contraposición al modelo de Estocolmo.
Este nuevo artefacto fué excibido en París-Moscú y fuñe incluído en la colección del Museo de Arte Moderno en Junio de 1979. Una combinación de circunstancias permitió al Museo de arte Moderno de Estocolmo aprovecharse de las mismas correcciones en su propio Monumento. Cuando la torre fué retornada a Suecia en la primavera de 1980, los conservadores del museo notaron que faltaban algunos elementos y que estaban imposibilitados por esto de rearmar la maqueta. Después de muchas negociaciones, el seguro que cubría la expocición del Pompidou financió la reconstrucción de la torre por el Longépé Joiner Studio, de forma idéntica a la que se encontraba en París.
Las colecciones Francesa y Sueca poseen hoy dos artefactos que no nacieron de la mano ni de la voluntad de Tatlin. Ambos proveen una síntesis formal de investigaciones realizadas sobre su trabajo en un momento determinado.
Finalmente la última reconstrucción realizada fué producida en 1993-1994 para la Vladimir Tatlin Retrospektive, y está ahora en permanente exibición en la Galería Tretiakov en Moscú. Hoy es la última prueba tangible del conocimiento actual de historiadores de arte sobre el monumento. La sucesión de estos objetos genera una genealogía en un proceso en donde historiadores son los agentes principales.


Bibliografía


  • La arquitectura en la U.R.S.S. 1917 - 1936, Autor:De Feo, Vittorio, Alianza Editorial, Madrid,1979, ISBN 84-206-7006-5
  • El arte en Rusia: : la era Soviética, Autor :Juán Alberto Kurz Muñoz, Publicado en 1991, ISBN:8460077292
  • This is not architecture: media constructions. Editado por Kester Rattenbury, Londres 2002, ISBN:978-0-415-23180-0
  • Vladimir Tatlin and the Russian avant-garde, , Autor: John Milner, New Haven: Yale University Press, 1983.
  • Constructivismo ruso. Sobre la arquitectura en las vanguardias ruso-sovéticas hacia 1917, Autor :Ton Salvadó y otros, ISBN10 : 84-7628-117-X
  • The Monument to the Third International, Nikolai Punin, 1920 archivo pdf


Sitios web consultados




Otros enlaces interesantes




Videos