Adolf Loss



Adolf Loos (10 Diciembre 1870, Brunn - 23 Agosto de 1933, Kalksburg)

The Zentralfriedhof (Cementerio Central) Viena, Austria


En los últimos años de su vida, Loos pasó varias temporadas en sanatorios, aquejado de una enfermedad nerviosa, hasta su muerte en 1933 en la Institución para afecciones nerviosas Rosenhügel, en el Sanatorio del Doctor Schwarzmann, en Kalksburg, cerca de Viena. (2)

Durante una de estas múltiples estancias, realizó algunos bocetos para su propia tumba (1931) y, dando muestras de su buen humor habitual, le pidió a su esposa: "Quiero que mi tumba sea un cubo de granito. Pero no muy pequeño, pues parecería un tintero".

Cuando murió, la ciudad de Viena puso a su disposición una parcela del Cementerio Central, situada en la zona donde están enterrados los hombres y mujeres ilustres.

Su discípulo Heinrich Kulka diseñó los planos de acuerdo con los bocetos de Loos y sus amigos sufragaron los gastos. La tumba consiste en un bloque macizo cuadrado de granito con el nombre grabado en una de las caras del cubo. Existe otro boceto de Loos para su tumba cuyo original se ha extraviado y que consistía en una peana para el busto de Loos que el escultor austriaco Francis Wills había realizado en 1931. (1)

Marchán Fiz apunta que cuando Adolf Loos diseña su propia tumba regresa silenciosamente a la más elemental de las formas, al cubo como esencialidad primaria y casi ancestral, como límite del silencio. (3)

Diseño de su propia tumba



boceto_tumba_loos.jpg
Boceto de su propia tumba, Adolf Loos (1931)

El tema de la muerte (recurrente en su obra) halla una sublimación arquitectónica en la tumba autoconmemorativa, diseñada con inseguros trazos en un momento de consciencia del propio destino. Ese mismo año Loos era internado en el hospital Rosenhügel de Viena, con una grave enfermedad que lo llevaría fatalmente a apagarse dos años después. La tumba fue construida en 1958, siguiendo este diseño, por el ayuntamiento de Viena, en el sector 32 de las tumbas de honor del cementerio de la ciudad.

Pese a lo apresurado del esbozo, es claramente legible la deliberada sencillez del sepulcro, exagerada: un puro cubo de granito (con el nombre esculpido dentro) apoyado sobre una lineal losa de base. Así, pues, la lápida para sí mismo marca la experiencia de un "límite", más aún que el mausoleo para el historiador del arte Max Dvorák (1921) y que la lápida de su amigo Peter Altenberg (1919). Es el silencioso regreso a la más elemental de las formas, el final de un largo proceso de reducción de las construcciones geométricas a la esencialidad primaria, casi ancestral. Y no es fortuito que se llegue a tal "límite" en un sepulcro, es decir, en un objeto monumental donde la arquitectura llega al umbral del arte; "El arte quiere ser la imagen de la muerte" había aclarado Bruno Taut.

La contemplativa fijeza geométrica del cubo parece querer anular el fluir del tiempo. Mostrando simbólicamente el punto donde tiene principio y fin la vida de las formas, el cubo se convierte en metáfora de la circularidad de la existencia. Pero es también el testamento poético de un retorno (cíclico) a la "arquitectura mínima" como punto de fuga donde el pasado y el presente ineluctablemente se unen. (4)

Bibliografía:


(1) La última casa. Autor: Mónica Gili, Ed: GG. 1999
(2) Adolf Loos: escritos II 19190/1932. Edición al cuidado de Josep Quetglas y Adolf Opel. Biblioteca de Arquitectura, El Croquis Editorial. 1993
(3) La historia del cubo. Minimal Art y Fenomenología. Autor: Simón Marchán Fiz Ed: Rekalde Bilbao 1994.
(4) Adolf Loos: de Benedetto Gravagnuolo. Ed: Nerea, 1988

Enlaces:


http://almale.blogia.com/2005/030102-adolf-loos.php#comentarios
http://www.bazaramericano.com/arquitectura/tafuri/tafuri_loos.htm
http://esto-lootro.blogspot.com/2007/08/sobre-hroes-y-tumbas.html
http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cgi?page=gr&GRid=7051
http://milanesaconpapas.blogspot.com/2005/09/bienal-de-arquitectura.html
http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/90250627651258374932457/011869_8.pdf

Emplazamiento:


Zentralfriedhof, Ehrengräber Gruppe 0, Reihe 1, Nr. 105



Localización en Googlemap





Redibujar




En la primera imagen podemos observar el boceto original que realizo Adolf Loos sobre su propia tumba.

¿Qué ha escrito Loos?

En la figura 1 (parte superior derecha) encontramos las siguientes palabras:

“QUADRATISCH” (Cuadrático, hexaédrico, cúbico)
Hace referencia a la forma: cuadrada, el cubo.

“EHRENGRAB” (Sepulcro de Honor)
La ciudad asume la responsabilidad y financiación de la tumba, dedicadas a personajes ilustres.

“GRAUER GRANIT” (Granito Gris)
Elección del material y del color.

El granito en sí carece de valor. Se puede hallar en el campo, cualquiera puede cogerlo. O se encuentra formando montañas enteras, cordilleras, y sólo hay que arrancarlo. Con él se pavimentan calles y ciudades. Es la roca más común, el material más corriente que se conoce y, no obstante, hay gente que lo conceptúa como nuestro material más valioso.
Esta gente dice material y se refiere a trabajo. Fuerza de trabajo humano, habilidad y arte. Porque el granito requiere mucho trabajo, para arrancarlo de las montañas, transportarlo a sus destino, darle la forma correcta, y para prestarle, mediante el pulimento, el aspecto más adecuado. Ante un muro de granito pulimentado experimentamos un respetuoso estremecimiento. ¿Ante el material?. No, ante el trabajo humano. (1)

En la figura 2 (parte inferior derecha) encontramos las siguientes palabras:
(Debido a la mala calidad de la imagen, no podemos estar seguros al ciento por cien que sean las palabras correctas)

“AUS WEICHE SCHRIFT” (Con letra o tipografía blanda)
Referencia a la tipografía. Tipo de letra. ¿En bajorrelieve?

“WIE BEIM GUTENBERG” (Cómo la de Gutenberg)
Letra de imprenta.

En la figura 3 (parte izquierda) encontramos las siguientes palabras:

“ADOLF LOOS”
En una de las caras del cubo, aparece grabado su nombre.

“GEB. BRUNN – GEST. WIEN”
Abreviaturas (Geboren in Brunn – Gestorben in Wien)
Nacido en Brunn – Fallecido en Viena
Grabado en la base de la tumba.

Construcción:
La tumba fue realizada por su discípulo y colaborador: Heinrich Kulka, siguiendo el boceto original de Loos.

La sepultura se compone de dos piezas:
1- Cubo de granito, con su nombre grabado en una de las caras.
2- Base Rectangular, donde se deposita el cubo.

Realizo las primeras aproximaciones (figura 4) al dibujo.

Me separo para tener más perspectiva y descubro las primeras discrepancias entre la obra terminada de Kulka y el boceto de Loos:

El pedestal de la tumba se ha dividido en nueve prismas rectangulares (mediante una retícula de 3x3). El boceto original sólo contemplaba una base rectangular, sin divisiones, una sola pieza.

Desaparecen del mismo pedestal las inscripciones del lugar de nacimiento y fallecimiento. No tenemos referencias: ¿dónde nació?, ¿dónde murió?, ¿cuándo nació?, etc... Tan solo nos queda el nombre, grabado en una de las caras del cubo.
Kulka crea una tumba atemporal.

Me habría gustado encontrar el epitafio que Loos dejo escrito al escultor Wills:
“... y en granito esculpirás mi busto y escribirás debajo o aun lado. Loos, que ha librado al mundo del trabajo inútil” (Francis Wills, manuscrito) (2)

Siempre había pensado que la tumba de Loos era un sólido platónico:
"Quiero que mi tumba sea un cubo de granito. Pero no muy pequeño, pues parecería un tintero". (3)

En el libro de Benedetto Gravagnuolo sobre Loos (4) aparece una foto de la tumba, en alzado frontal (figura 5) y mi sorpresa es mayúscula; esperaba encontrar un cuadrado, no un rectángulo (imagen 6).

Kulka nos ha engañado a todos, no realizó un cubo (como quería su maestro) construyó un cuboide. Para corroborar dicha hipótesis tendría que desplazarme al lugar y tomar medidas exactas. Podría tratarse de una ilusión (o deformación) óptica, aunque otras fotos parecen atestiguar la hipótesis anterior (figura 7).

Bibliografía:
(1) Los materiales de la construcción. Adolf Loos. Colección Arquitectura y Critica. G. G, 1980
(2) Loos: Conjunto de veinte villas unifamiliares en la Costa Azul 1923 de Javier Frechilla. Arquitectura Ausentes del siglo XX. Ed. Rueda SL, 2004
(3) La última casa. Autor: Mónica Gili, Ed: GG. 1999
(4) Adolf Loos de Benedetto Gravagnuolo. Fotos de Roberto Schezen. Ed. Nerea, 1988

Gracias a
Jorge Toledo García por su paciencia y su estimable ayuda con las traducciones.

Mensura


Desde el cementerio de Viena nos envían las medidas de la tumba de A. Loos; Öffentlichkeitsarbeit Friedhöfe Wien (Andrea Rauscher)
Corroboramos nuestra hipótesis, se trata de prisma recto (de base cuadrada) y no de un cubo ya que sus caras son rectángulos y no cuadrados.

mensuraloos.jpg